Compartir

Tim Ehmann, testificó en una entrevista realizada por Gospel Herald, su encuentro poderoso con Dios. El autor del libro “Conocí a Dios en el infierno”, habló de su inesperado rescate de la muerte eterna en los brazos de Dios.

Era un 1 de septiembre de 2000, cuando Tim Ehmann, un músico agnóstico plagado de drogas y rock and roll, tuvo una sobredosis al consumir cantidades excesivas de heroína y crack, situación que lo llevó a desplomarse y a quedar por un tiempo sin vida.

Pero esa situación estuvo lejos de ser su final, pocos momentos después, Ehmann se encontró transportado a un lugar de completa oscuridad, de dolor y de terror, estaba en el infierno.

Aún más sorprendente, Tim declara haberse encontrado rodeado por muchos de los viejos amigos con los que había jugado y compartido fiestas.

“El infierno es como un concierto de rock, la amplificación de todo, del sonido, del ruido, de gritos, de terror, es un lugar de desolación total”, Ehmann dijo a Gospel Herald durante la entrevista. “El horror apenas penetra todo tu ser”, mencionó.

Pero de repente, Ehmann vio una brillante luz blanca aparecer por encima de él, y una mano suave lo sacó de las profundidades del infierno y lo llevó a un lugar radicalmente diferente, al cielo.

“Los sonidos aterradores del infierno se desvanecieron, reemplazados por una dulce música melódica. La paz y el amor como si nunca hubiera sabido antes emanaba a través de mí como las olas”, Ehmann escribe en su nuevo libro que emociona, “Yo conocí a Dios en el infierno”.

En el Cielo, Dios le mostró a Ehmann su amor por él y le dijo que su destino era compartir el Evangelio con el mundo. Siete horas más tarde, el rockero fue resucitado y encontró una nueva vida en Cristo.

La vida de Ehmann ha cambiado completamente, hoy es un hombre de fe que reconoce que sólo el poder del amor de Dios puede llenar nuestras vidas con gozo y paz. “Es un Dios increíble que persigue a alguien que no merece nada. Es su misericordia, la misericordia que triunfa sobre el juicio. Él tiene su ojo en ti cada segundo de tu vida”, expresó.