Compartir

Impulsado por el amor de Cristo, un pastor cuya iglesia fue objeto de vandalismo por un grupo de extremistas musulmanes, se negó a presentar cargos y perdonó a quienes le perseguían.

De acuerdo a lo informado por The Gospel Herald, El 25 de febrero, un grupo de islamistas dañó las ventanas y una cámara de seguridad de una iglesia alquilada, al tiempo que gritaban la consigna yihadista, “Allahu Akbar”, o “Dios es más grande”.

Según los informes, la turba se enojó por la gran cantidad de musulmanes que ponen su fe en Cristo en la iglesia situada en la región del Mar Negro de Turquía.

Durante una audiencia en la corte varios meses más tarde, el pastor de la iglesia “Matta” (nombre completo no revelado por motivos de seguridad), sorprendió al juez, de acuerdo con un informe de la Misión Christian Aid .

“Durante el juicio, el juez me preguntó si yo estoy presentando cargos o no, le respondí: no voy a presentar cargos porque el Señor me pidió que perdonara”, dijo el pastor.

Matta explicó que un ministro cristiano no pueden olvidar las palabras de Jesús en Mateo 5: 43-44: “Amen a sus enemigos”. Para el líder cristiano, sólo el amor de Dios puede derrotar el odio que se propaga en la región.