Compartir

Con solamente 10 años de edad, Zachary King tuvo su primer contacto con la magia negra. Incluso criado en un hogar cristiano, fue instigado por los malos espíritus y fue a investigar los rituales satánicos en más profundidad para convertirse en un satanista.

A los 13 años, el joven se unió a un grupo de satanistas y a los 15 había “roto todos los Diez Mandamientos de Dios”, de acuerdo a lo informado por Lifesitenews.

Una de las experiencias más desagradables en la vida de King como satanista estaba en los rituales de aborto, dijo en una entrevista con el Instituto de Lepanto.

“El primer ritual de aborto que hice fue tres meses antes de cumplir los 15 años. Sucedió en una casa de campo. Había un médico y una enfermera de abortos. Había una mujer desesperada a punto de tener un bebé, que estaba rodeado por los 13 miembros más grandes de nuestro clan, todos ellos sumos sacerdotes y sacerdotisas”, dice.

“Había varias mujeres arrodilladas en el suelo, balanceándose hacia adelante y hacia atrás varias veces…, también varios hombres de nuestro clan cantando y rezando. El ritual comenzó a las 23:45 y comenzó el hechizo a medianoche, que es la hora de las brujas. La muerte real del niño tuvo lugar a las 3:00 de la mañana, que es conocida por ser el momento del diablo”, continúa.

King dijo de que el médico sacó al niño de su madre y lo tiraron en el suelo, hacia las mujeres que se balanceaban y cantaban.

“Las mujeres parecían que estaban poseídas, y cuando el médico arrojó al bebé a ellas, canibalizaron el bebé”, recuerda King.

Antes de evolucionar a un alto grado en el satanismo, King había estado en cinco abortos. El ex satanista no reveló el nombre de la instalación de abortos donde llevaron a cabo los rituales, pero dijo que estuvo en cerca de 20 rituales en las clínicas de aborto de renombre en los Estados Unidos.

“Todas las clínicas en donde se hicieron los abortos fueron terriblemente contaminadas. Se veían como una casa de los horrores, con la sangre por todo el lugar, en algunas habitaciones y en el techo”, recuerda.

En enero de 2008, King tuvo un encuentro con Jesucristo y renunció a sus últimos 26 años de la brujería y rituales satánicos. Él experimentó la paz y la satisfacción que nunca había sentido antes, y se convirtió en un predicador del Evangelio.