Compartir

Esta semana, Hungría, que se encuentra desde el pasado año bajo presión por su manejo de la crisis de la migración masiva de Europa, se ha convertido en el primer gobierno en abrir una oficina específicamente para hacer frente a la persecución de los cristianos en el Oriente Medio y Europa.

“Hoy en día, el cristianismo se ha convertido en la religión más perseguida, donde de cada cinco personas que mueren por razones religiosas, cuatro de ellos son cristianos”, de acuerdo a Catholic News Agency (CNA), citó el ministro de Hungría de Recursos Humanos, Zoltan Balog, diciendo: “En 81 países de todo el mundo, los cristianos son perseguidos, y 200 millones de cristianos viven en áreas donde son discriminados. Millones de vidas cristianos están amenazados por los seguidores de ideologías religiosas radicales”.

La medida establece un precedente en la escena internacional, y viene después de que el primer ministro de derecha de Hungría, Viktor Orbán, fuera objeto de críticas en la UE diciendo que Europa debería centrarse en ayudar a los cristianos antes de ayudar a millones de musulmanes que llegan a Europa.

“Si realmente queremos ayudar, debemos ayudar cuando el problema real está. … Debemos primero ayudar a los cristianos antes de la gente islámica”, dijo Orban, según lo cita Christianity Today.

El gobierno de Orban ha hecho campaña en contra de un plan de la UE para difundir parte de la carga de la afluencia de migrantes y refugiados exigiendo a los Estados miembros a aceptar cuotas. Orban ha llamado a un referéndum el 2 de octubre, a las cuales se espera que los votantes puedan respaldar al gobierno y rechazar cualquier cuota futura.