Compartir

Cientos de misioneros inundaron Kenya para orar por un avivamiento. No estaban preparados para ver las miles de vidas que han sido cambiadas 10 días más tarde.

De acuerdo a Charisma News, más de 640 misioneros de todo el mundo se reunieron para traer un avivamiento a un pueblo de Kenya llamado Kakamega. Su misión era simple: mostrar el amor de Dios de manera práctica.

Visitaron prisiones, ayudaron en el tratamiento a los afectados por las pulgas parásitas y predicaron a cualquier persona con oídos abiertos. Estos misioneros llegaron a decenas de miles de personas.

“En total, 72.115 personas en Kakamega se alcanzaron, 6.944 recibieron a Cristo como su salvador”, dijo un misionero de África a Enterprise.

Miles de personas testificaron historias de reconciliación con Dios y de una renovada esperanza para el futuro.

Mientras que sólo unos pocos cientos de misioneros llegaron a Kenya, decenas de miles se vieron afectados y cambiaron sus vidas para siempre.