Compartir

EE.UU. – Ángela Montez, es empleada de una tienda de Indianápolis, ella se encontró en una situación dramática. Un día, mientras hacía sus tareas en el trabajo, un hombre de unos veinte años entró portando una pistola cargada, y pidió todo el dinero en efectivo. Sin saber qué hacer, ella comenzó a orar. Ella empezó a hablar con el ladrón de Dios. Lo más impresionante de todo, fue que ellos estuvieron orando juntos por 40 minutos, y todo el incidente fue captado por la cámara.

De acuerdo a Hello Christian, el hombre de 23 años de edad llamado Gregory L. Smith, explicó que estaba haciendo esto por la desesperación de su familia. Se puso a llorar. No había hecho esto antes, él y su familia estaban a punto de quedarse sin hogar. Angela le rogó que no lo hiciera, entonces se disculpó. Le entregó la única bala en la pistola. Tomó $ 20, entonces él se entregó a la policía.

“Creo que el Señor preparó todo para encontrarnos. Cuanto más hablamos, él simplemente se quebró…, me dijo: ‘Habla conmigo, nadie quiere hablar conmigo. No tengo a nadie'”, comentó Ángela. “Le dije, ‘No hagas esto. Eres joven. No haga esto para poner en peligro tu vida. “Empezó a llorar”, pero vamos a estar sin hogar. No he tenido un trabajo en meses. Lo he intentado todo'”.

Echa un vistazo a la increíble situación: