Compartir

El deportista filipino Manny Pacquiao, construye centenares de casas para personas sin hogar, siguiendo con la “Gran Lucha” en contra de la pobreza imperante de su nación.

La Junta Nacional de Estadísticas de Coordinación de (NSCB), en su más reciente informe sobre la pobreza en Filipinas, dio como resultado que el 27,9 por ciento de los filipinos vive por debajo del umbral de la pobreza.

En la capital de la nación, Manila, la población sin hogar es la más grande en el mundo. 3,1 millones de personas en Manila viven en las calles. Eso es más gente de la que vive en Chicago por ejemplo. De las personas sin hogar en Manila, 70.000 son niños. En el país en su conjunto, la población sin hogar incluye a 1,2 millones de niños.

manny-pacquiao

El boxeador convertido en político, anunció en un posteo de Facebook, lo orgulloso que estaba de poder llevar este proyecto a sus electores.

“Estoy tan feliz de poder dar esta casas libres para mis constituyentes en la provincia de Sarangani de mi propio bolsillo. Más de un millar de familias son los beneficiarios. Y todavía estoy construyendo más porque creo en lo que dice la Biblia …”.

Manny es un hombre de fe, él es un cristiano nacido de nuevo. Ha hecho referencia de su fe en muchas de las decisiones que ha tomado en su carrera, su vida personal y su vida en la oficina. Esta decisión no fue diferente. En su Facebook posteó sobre la iniciativa, y citó las escrituras de la Biblia:

1 Pedro 4: 8-10 NVI

“Sobre todo, ámense los unos a los otros profundamente, porque el amor cubre multitud de pecados. Oferta hospitalidad a los otros sin murmuraciones. Cada uno debe usar el don que ha recibido para servir a otros, como fieles mayordomos de la gracia de Dios en sus diversas formas. Gracias Señor por todo, incluso algunas personas me critican, pero todavía estoy feliz porque vives en mí”, dijo Manny.