Compartir
Rabí Pinjas Winston

La fiesta de Sucot, es una manifestación física de la espiritualidad para el pueblo judío. Sobre esta celebración, el experto en el “Fin de los Tiempos”, el Rabí Pinjas Winston, reveló en una entrevista reciente, la profunda conexión entre el último Sucot, y la llegada de la era mesiánica. Winston tiene como objetivo, el ayudar a los judíos a prepararse ante este evento por venir, de acuerdo a lo informado por Breaking News Israel.

“Esta relación entre Sucot y el cuerpo, hace que sea posible prepararse para la era mesiánica”, enseñó Rabí Pinjas durante una entrevista con Tamar Yonah de noticias de Israel Talk Radio. “El hecho de que el Sucot es tan temporal, que dura sólo los siete días de la Fiesta (ocho días fuera de Israel), ha ocultado los mensajes espirituales”. El Rabino Winston explicó: “No se olvide, en el próximo año, o el resto de su vida para el caso, que este mundo es temporal”.

El Rabino habló sobre cómo la tradición mística judía divide el tiempo en tres periodos: Olam hazé (este mundo), la era mesiánica y Olam Haba (mundo venidero).

Esta elección es lo que el rabino Winston llama “la prueba final de la historia”. Nos queda todo lo que está por venir recuerda, si se trata de Nibiru, la guerra nuclear, Gog y Magog u otro escenario final de los tiempos que será “masivo”, será necesaria la protección divina para sobrevivir a todo. Esta idea de la protección divina conecta a Sucot al fin de los días, explicó el rabino.

De acuerdo con el pensamiento tradicional judío, las casetas temporales que construyen durante Sucot, son un símbolo de la hakavod ananei (las nubes Divinas de la Gloria), con el que Dios protegió a los israelitas contra todos los peligros en el desierto.

Según el rabino, así como Dios se hizo cargo de los hijos de Israel en el desierto por completo, Él cuidará de los suyos en el fin de los días, si estamos dispuestos a confiar en Él completamente. Por lo tanto, el que habita en la sucá, representa la confianza en la protección divina y la confianza en Dios, una cualidad que será crucial para sobrevivir al fin de los días.