Compartir

JERUSALÉN – En la cámara más interna del sitio del cuál se cree estuvo la tumba de Jesús, un equipo de restauración ha desprendido una capa de mármol por primera vez en siglos, en un esfuerzo para llegar a lo que es la superficie de la roca original en el que el cuerpo de Jesús fue establecido.

De acuerdo a CBS News, un arqueólogo de la National Geographic llamado Fredrik Hiebert, que acompaña al equipo de restauración, dijo, “Lo que se encontró es asombroso”.

El trabajo es parte de un proyecto histórico de renovación para reforzar y preservar el Edicule, la cámara que alberga la cueva donde se dice que Jesús fue sepultado y resucitado. Es la pieza central de una de las iglesias más antiguas del cristianismo y uno de sus santuarios más importantes.

De acuerdo a los expertos, debajo del mármol había una capa de escombros. El jueves por la tarde, los trabajadores habían terminado de quitar los escombros, revelando algo inesperado: otra losa de mármol.

Hiebert dijo que cree que la segunda losa, que es gris y presenta un pequeño grabado de una cruz, data del siglo XII. Se agrieta por el medio, y por debajo es una capa blanquecina.

“No creo… que esa sea la roca original”, dijo Hiebert. “Todavía tenemos más por delante”.

Las principales comunidades cristianas que gobiernan la iglesia, han permitido que el equipo de trabajo pueda sólo permanecer 60 horas para excavar el santuario interior, dijo Hiebert. Los expertos trabajan día y noche para llegar al núcleo de la tumba y analizarlo.

El equipo de restauración quiere cerrar herméticamente el núcleo de la tumba antes de inyectar partes del santuario con mortero para el refuerzo, por lo que el material no se filtra dentro de lo que se considera la roca sagrada.

David Grenier, secretario de un grupo que supervisa las propiedades dijo, “lo que sucedió aquí hace 2.000 años, cambió completamente la historia del mundo. Ser capaz de cavar, digamos, a la roca donde el cuerpo de Jesús fue puesto… es una alegría abrumadora”.