Compartir

Arqueólogos revelaron cómo fue el sonido que se oía en el interior del Lugar Santísimo. El descubrimiento de una pequeña campana de oro realizado en el año 2011 bajo la dirección de los arqueólogos Eli Shukron y Ronnie Reich, pasó casi desapercibido entre muchos otros hallazgos en la ciudad de Jerusalén. Durante una excavación en una antigua tubería, la pieza, muy bien conservada, se encontró justo debajo del muro de los lamentos.

El canal de drenaje se inicia en la piscina de Siloé y continúa bajo tierra para un área cerca de la pared occidental, conocida como el Arca de Robinson. En el mismo lugar en otras ocasiones, se encontraron las monedas y diversos utensilios de la época del Segundo Templo. Sin embargo, después de haber sido confirmado por el Departamento de Antigüedades de Israel, una campana de unos dos mil años ha sido identificada como parte de la vestimenta del sacerdote.

En un vídeo grabado este mes, Eli Shukron explica que la pequeña esfera que mide aproximadamente 1,5 cm de diámetro, tiene un pequeño lazo en la parte superior y está hecha de oro puro. El badajo mide 4 milímetros y, de acuerdo con las historias de la Biblia y los escritos del historiador Josefo, era un sonido fácilmente reconocible por la práctica de Judios.

La instrucción para coser las mismas campanas se encuentra en el capítulo 28 del Éxodo. Algunas traducciones prefieren el término “campana”. El texto dice: “Y en sus orlas harás granadas de azul, púrpura y carmesí alrededor, y entre ellas campanillas de oro alrededor. Una campanilla de oro y una granada, otra campanilla de oro y otra granada, en toda la orla del manto alrededor. Y estará sobre Aarón cuando ministre; y se oirá su sonido cuando él entre en el santuario delante de Jehová y cuando salga, para que no muera”. (Ex 28: 33-35).

En el video presentado este mes, el arqueólogo muestra cómo se las arregló para reproducir en un estudio de música, el sonido cuando el sacerdote entraba en el lugar Santísimo. Es la primera vez que se escuchó en Jerusalén desde la destrucción del Templo en el año 70 dC.

Para reproducir el sonido de las campanas, se llamó a Murial Selinger, profesional músico y productor musical. Sintetizó el sonido 72 veces de forma secuencial y aleatoria. El resultado está presente en la animación que simula al sacerdote entrando en el templo.

Fuente de la información: Gospel Prime