Compartir

Las iglesias cristianas de Alepo, en muestra de gracia y unidad, han abierto sus puertas a las familias que han sido desplazadas por la guerra. Ahí, enseñan la verdad del Evangelio a los niños.

El continuo bombardeo y los disturbios por parte de los musulmanes, ha obligado a miles a huir y buscar refugio en zonas cristianas, donde los cristianos actúan inmediatamente mostrando el amor de Jesucristo para todo aquel que decide acercarse a Él.

“Muchos musulmanes se sorprendieron cuando conocieron a las mujeres cristianas de nuestras iglesias, dispuestas a servirles”, manifestó Kristina de 28 años, una cristiana que huyó de la ciudad luego de tener a su primer hijo.

La mayoría de los cristianos asisten a las iglesias a tomar clases organizadas para ayudar en medio de la guerra civil que azota a Siria hace cinco años, mientras que otros se sienten atraídos por las actividades para los niños, e incluso animan a sus hijos a leer la Biblia.

Para muchos musulmanes, es la primera ocación en la que se juntan con los cristianos, lo cual es sorprendente para ellos, saber que las iglesias ofrecen soporte para todos los sirios, no sólo para los cristianos.

En medio de la prueba, siempre hay un rayo de esperanza donde se manifiesta la misericordia y el inmenso amor del Señor. Ahora muchos musulmanes están volviéndose a Cristo.

“Vienen a la iglesia porque se sienten reconfortados. Escuché a las personas testificar: ‘Gracias a Dios por la guerra en Siria, que fue lo que nos llevó a Jesús”, expresó un colaborador.

Fuente: Gospel Herald