Compartir

BRASIL – El pastor Marco Aurelio Bezerra de Lima, de 48 años, de la Asamblea de Dios Misión sin Fronteras, perdió lavida cuando se encontraba evangelizando traficantes en Belford Roxo, en la Baixada Fluminense, Río de Janeiro.

En la tarde del viernes (11), según la policía, el pastor fue disparado por un traficante de drogas. El hombre deja una esposa y tres hijos. El caso está siendo investigado por la División de Homicidios de la Baixada Fluminense (DHBF).

Jeremías Costa de Lima, de 23 años, hijo del pastor, dice que Marco Aurelio estaba sentado en el coche, “Entonces vino un tipo …, y le disparó. El tiro le dió en el hombro y en el pecho. El amigo de mi padre encendió el coche y lo llevó al cuerpo de bomberos. Luego fue al hospital municipal, pero él ya estaba muerto”, dijo Jeremías.

También de acuerdo con el hijo, el pastor estaba acostumbrado a evangelizar en los barrios pobres de la región.

Hasta el sábado por la mañana nadie había sido detenido.

Muleta puede haber sido la causa

Según la policía, una muleta puede haber causado la muerte de Marco Aurelio Pastor. La División de Homicidios de la Baixada Fluminense (DHBF), cree que esta es una de las hipótesis más fuertes y también busca identificar al tirador.

El Pastor David Silva, que conocía a Marco hace 15 años, explica: “Había sufrido un accidente de moto hace poco y fue operado de la pierna. Así que estaba en muletas. Este hombre (que disparó) estaba fuera del coche. El pastor fue sosprendido cuando mostraba unas fotos. Luego estuvo acomodando la muleta. El narco tendría miedo, confundiendo la muleta con un rifle e hizo el disparo a corta distancia”.

15l

David dice que fue “rescatado” por Marco Aurelio. Tuvo problemas con el alcohol. Recuperado, dedicó su vida al ministerio. “Marco era un ministro muy justo que no se vende o corrompe. Tuvo problemas con los traficantes de drogas, porque defendieron la bandera de Jesús “, dice.

Con información de Extra y el Día, Fuente Gospel Prime