Compartir

Cientos de australianos ya son parte del fenómeno de implantes debajo de su piel de un microchip.

De acuerdo al portal local “News”, esta nueva tecnología aplicada  en el humano, tiene como objetivo final dejar sin uso la billetera y las tarjetas.

“Podrías configurar tu vida para que nunca tengas que preocuparte por ninguna contraseña o PIN”, dijo Shanti Korporaal al portal News.

“Con Opal, obtienes un número de identificación único que podría ser programado en el chip. Cualquier puerta con una tarjeta de deslizamiento…, podría abrir su computadora, fotocopiadora”.

Los microchips, que son del tamaño de un grano de arroz, pueden actuar como una tarjeta de visita y transferir los datos de contacto a los teléfonos inteligentes y almacenar datos médicos complejos.

El implante es casi imposible de detectar, dejando una marca tan pequeña como una peca.

Según los especialistas, el microchip podría servir para monitorear que los niños están en la escuela, controlar a los refugiados que se registran en los campamentos o las mujeres en los refugios, entre otras cosas más.

Además, puede compartir la dieta, el ejercicio y la información de sueño entre usted y su médico, y la próxima generación podría incluso liberar la medicina como y cuando lo necesite.

Shanti dice: “Desde que vi películas como Terminator, Matrix y Minority Report, me preguntaba si podríamos vivir así. Siempre me he preguntado por qué todos no vivíamos como “super-humanos”.