Compartir

Durante un fin de semana evangelístico en Myanmar, bajo el lema “Yangon Love Joy Peace Festival”, con Franklin Graham, miles de personas en la ciudad más grande de Myanmar tomaron la decisión de aceptar a Cristo.

Myanmar o también conocido como Birmania, es un país soberano del sudeste asiático que limita al norte con China, que cuenta con una población de 54 millones de habitantes. Su capital es Naipyidó.

De acuerdo con el ministerio “Billy Graham”; Franklin Graham visitó Myanmar por primera vez a principios de los 80 con su mentor Roy Gustafson, uno de los evangelistas asociados de Billy Graham. En ese viaje, Franklin conoció a un pastor en Yangon llamado Tin Maung Tun. Los dos se han mantenido en contacto a través de las décadas, el pastor conocido cariñosamente como tío Ronnie, está sirviendo como uno de los patrocinadores de Yangon Love Joy Peace Festival.

El evento fue realizado en tres reuniones, completando cerca de 50 mil asistentes en cada noche.

La gente llenaba los escalones y los balcones al aire libre del centro de convenciones, y otros todavía se paraban o se sentaban en áreas cubiertas de hierba fuera de las cercas que rodeaban la propiedad, para escuchar el mensaje del evangelio.

De acuerdo al ministerio, parece que muchos en Yangon están espiritualmente hambrientos, e incluso las personas que no saben nada sobre Jesús fueron con grandes expectativas a este Festival Cristiano.

En la noche de la segunda reunión, Graham utilizó la parábola del hijo pródigo en su prédica:

El hijo decidió volver a su casa, pero no estaba seguro si su padre lo aceptaría, pero el padre le dio la bienvenida y le perdonó: “Pero mientras todavía estaba muy lejos, su padre lo vio y sintió compasión por él, corrió y se abrazó Y lo besó. Y el hijo le dijo: Padre, he pecado contra el cielo y ante tus ojos; Ya no soy digno de ser llamado tu hijo”. (Lucas 15: 20-21).

Graham utilizó la historia para invitar a la gente a “regresar a casa” en arrepentimiento a Dios, y más de 2.400 personas respondieron y se presentaron.