Compartir

Un informe muy preocupante afirma que China continúa cosechando órganos de los presos a gran escala. La mayoría de las víctimas son practicantes de minorías religiosas, como los Falun Gong, y entre esas minorías están los cristianos, que pertenecen a los grupos que contradicen las ideologías del Partido Comunista Chino.

De acuerdo con News Corp Australia, a veces los prisioneros son asesinados para que sus órganos puedan ser recolectados. En otras ocasiones, sus órganos son extraídos mientras aún están vivos.

El informe, que fue publicado también por el portal cristiano Gospel Herald, afirma que el trasplante de órganos en China se ha convertido en un negocio lucrativo. Cita el desarrollo de nuevos hospitales o nuevas alas de trasplante, lo que sugiere que hay una garantía de un buen suministro de órganos.

Hace unos meses, el abogado de derechos humanos David Matas, el ministro del gobierno de China, David Kilgour y el periodista Ethan Gutmann, dieron cuenta que 712 hospitales en China realizan trasplantes de hígado y riñón, lo que da una idea del gran movimiento que se genera por esta práctica, de acuerdo a lo publicado por bosnewslife.com.

Los tres investigadores concluyeron que se trasplantan un total de entre 60.000 a 100.000 órganos cada año en los hospitales chinos.

Según los investigadores, los órganos más buscados son: hígados, riñones, corazón, pulmones, córneas; éstos se obtienen cuando las personas aún están vivas. El reporte concluye que el Partido Comunista de China ha llevado la matanza de inocentes, con el fin de obtener órganos para trasplantes.