Compartir

Sudán – Un misionero cristiano lleva 1 año en prisión en Sudán. Petr Jasek, y sus tres compañeros, el Rev. Hassan Abdelrahim Kodi, el Rev. Kuwa Shemaal, y el Sr. Abdelmoneim Abdelmoula, han comparecido repetidamente en un tribunal en Sudán desde agosto.

De acuerdo al informe de MNN, se les dio varios cargos, entre ellos la complicidad de ejecutar un acuerdo de penal, que se rebela contra el Estado, espionaje, llamando a la oposición a la autoridad pública por la violencia o la fuerza criminal, incitación al odio entre clases, la propagación de un artículo de noticias falsas, y la entrada y fotografía de áreas militares y equipos. La pena máxima podría ser la pena de muerte.

El Dr. Jason Peters, vicepresidente asociado de la “Voz de los Mártires”, EE.UU., explica las circunstancias que llevaron a la detención de Jasek:

“Él estaba tratando de ayudar a algunos cristianos que fueron perseguidos, un hombre en particular…. Él (el cristiano sudanés) fue realmente atacado y torturado y quemado. Jasek entró allí para tratar de aprender más. Él es un trabajador de ayuda internacional, él ama ayudar a la gente en la necesidad, particularmente a los cristianos que sufren debido a la persecución. Así que Jasek entró, y él trató de ayudarlo.

“Al salir del país, Jasek fue detenido en el aeropuerto. Resultó que lo habían seguido todo el tiempo que estuvo en el campo. Ellos confiscaron su computadora portátil, su cámara, y ahora lo han mantenido en prisión. Durante varios meses ni siquiera lo acusaron”.

Sin embargo, el Dr. Peters dice que Jasek sigue aferrándose a su esperanza en Cristo.

“En realidad ha sido capaz de llegar a varias personas en la cárcel. Dice que está compartiendo el Evangelio tan efectivamente como lo haría fuera de la cárcel. Dijo que son capaces de tener servicios de adoración juntos, están cantando juntos, están estudiando las Escrituras”.

“Una de las posesiones más preciadas de Jasek, por supuesto, es su Biblia. Le llevó mucho tiempo obtener una Biblia, pero finalmente, mediante una intervención milagrosa, terminó teniendo una Biblia. Así que ahora puede usarla para alentar a los otros hermanos allí y llevar a otros a Cristo que están en la cárcel”.

Distintos ministerios, están pidiendo oración por Petr Jasek, para que sienta la fortaleza de Jesucristo mientras está en prisión, y para que Jasek y los otros cristianos sean liberados y se les permita volver a casa.