Compartir

EE.UU. – El día después de que los incendios forestales en Gatlinburg, Tennessee., ocurridos a principios de esta semana, que destruyeron más de 150 inmuebles, matando a por lo menos tres personas y desplazando a miles, algo inesperado ocurrió; Isaac McCord estaba haciendo su parte para ayudar, recogiendo escombros de los terrenos del parque Dollywood, cuando encontró una hoja quemada de la Biblia que causó un enorme impacto espiritual en él.

De acuerdo a lo informado por Usa Today, mientras limpiaba el lugar, McCord vio bajo un banco del parque un trozo de papel tendido en un charco de agua, empapado, quemado y rasgado en dos.

“Tan pronto como me puse en el suelo, me di cuenta de que era un versículo de la Biblia…”, dijo McCord en una entrevista telefónica el martes por la noche.

McCord, de 24 años, se sentó en el banco donde encontró el papel y llamó a sus compañeros de trabajo, la gerente de vestuario de Dollywood Angela Davis, y a la empleada Kimberly Moore, que se habían ido al baño, dijo McCord.

Cuando leyeron la página, la misma contenía un mensaje coincidente con lo sucedido en el trágico desastre natural que había empujado a Gatlinburg y Sevier County a la luz nacional la noche anterior.

“Señor, a ti clamaré: porque el fuego ha devorado los pastos del desierto, y la llama ha quemado todos los árboles del campo”, dice la página, de acuerdo a la imagen publicada en Facebook por McCord.

La página parece ser del primer capítulo de Joel de la versión King James de la Biblia, según lo pude saber luego McCord.

“Veíamos esto como irreal, esto era increíble”, dijo McCord. Él y un compañero se miraron luego de leer el fragmento y ambos estallaron en lágrimas.

McCord no era un hombre muy inclinado a la fe antes de su descubrimiento, no iba a la iglesia todos los domingos o leía la Biblia a menudo, pero dijo que fue impactado por el descubrimiento, hecho que lo hizo acercarse a Dios.

McCord dijo que él sabe que la gente puede dudar de la veracidad de su historia. Destacó que no es un portavoz oficial de Dollywood, y que no habla en nombre del parque ni de sus empleados. Sólo quería compartir la historia para “dar esperanza a la gente”.