Compartir

Ovejas bíblicas en Israel son observadas por primera vez luego de milenios. Las conocidas como “ovejas de Jacob”, una heredad de la herencia mencionada en Génesis, comenzaron a llegar la semana pasada, según lo informado por Times Of Israel.

Luego de tres años de negociaciones entre los gobiernos israelí y canadiense, 119 ovejas que rastrean su linaje de 5.000 años atrás en el Oriente Medio, comenzaron a llegar a Israel a partir del 30 de noviembre.

Las marcas genéticas de la raza datan de al menos unos miles de años en el Oriente Medio. El viaje para las ovejas comenzó en la antigua Siria (también la casa bíblica de Labán) y pasó a través de África del Norte. Los invasores moriscos trajeron la raza a España, y luego a Inglaterra, donde el animal era algo así como una oveja trofeo. Un número fue traído a Norteamérica, originalmente para los parques zoológicos y después para el uso comercial.

La raza recibió el nombre de “oveja de Jacob” basada en Génesis capítulo 30, donde Jacob habla de dejar la casa de su suegro Laban y tomar parte del rebaño como su pago por años de servicio.

El camino de la raza refleja el camino de Jacob a Canaán y luego a Egipto. Mientras los judíos estaban en Egipto, las ovejas se incorporaron a las manadas de África del Norte. En algún lugar del camino, aunque los judíos regresaron a Israel, las ovejas únicamente moteadas no regresaron con ellos.

“Es tan surrealista saber que están aquí, aunque todavía tenemos que pasar por la cuarentena”, añadió. “Estamos trayendo parte de la historia judía de vuelta a la patria, y es genial ser parte de eso”, dijo Gil Lewinsky, quién pertenece al equipo encargado de traer la raza de ovejas nuevamente a Israel.