Compartir

Tres cristianos pasaron meses en una de las peores prisiones de Irán debido a su fe. A principios de este año, las autoridades iraníes arrestaron a Bahram Nasibov, Eldar Gurbanov y Yusif Farhadov por presuntamente llevar a cabo actividades misioneras.

En su primera entrevista de televisión horas después de ser liberado, los hombres dijeron a CBN News que sabían que la misión en Irán era arriesgada.

“Esperábamos que Dios hiciera algo nuevo para nosotros en este viaje, pero no teníamos idea de los eventos que ocurrirían horas después de nuestra llegada”, dijo Nasibov, de 37 años.

El 24 de junio de 2016, los tres hombres de Azerbaiyán, un país a lo largo de la frontera noroccidental de Irán, se dispusieron a reunirse con cristianos iraníes.

Por su trabajo, el gobierno los acusó de tratar de convertir a los iraníes al cristianismo y envió a los hombres a la prisión de Evin, la cárcel más famosa de Irán.

“El juez nos dijo que podríamos pasar 10 años en prisión”, dijo Nasibov.

Los misioneros pasaron meses en una habitación pequeña y fría, no había ventanas, ni camas.

Su salida de prisión, fue nada menos que un milagro, dijo Alexander Neretin, un pastor ruso que comenzó a hacer campaña para la liberación de los hombres. Las autoridades iraníes decidieron permitir que los hombres regresaran a Azerbaiyán bajo fianza.

“Estamos muy agradecidos a aquellos que oraron por nosotros y ayudaron a aumentar el dinero de la fianza”, dijo Gurbanov a CBN News. “Esto podría haberle sucedido a cualquiera, no somos especiales, pero la gente nos ayudó a nosotros y eso significa mucho”.

Farhadov dijo que la experiencia no fue fácil. “Todavía estoy agradecido a Dios por el privilegio que tuve de ser parte de su obra y de una pequeña manera de sufrir por el nombre de Cristo”.