Compartir
Pastores orando por Trump

El presidente electo Donald Trump, ha designado nueve miembros a la Casa Blanca, cada uno de los cuales profesan públicamente ser cristianos.

Trump había hecho un compromiso durante su campaña en apoyar a los cristianos, incluso visitó algunas iglesias evangélicas.

En su lista de colaboradores, encontramos una buena cantidad de nombramientos de personas que se conoce son de “fe cristiana”.

Uno de los principales y mano derecha de Trump es el vicepresidente Mike Pence, quien anteriormente dijo: “Mi fe cristiana está en el corazón de quién soy” y “soy cristiano, conservador y republicano en ese orden”. El Jefe de Gabinete Reince Preibus, quien previamente había twitteado “El trabajo de sacrificio de Cristo es un ejemplo para todos nosotros, y nos unimos al salmista diciendo ‘Tú me has dado a conocer el camino de la vida'”.

Están el Fiscal General Jeff Sessions (que es maestro de escuela dominical en la iglesia de su familia), y el Dr. Ben Carson, de Housing and Urban Development, quien cree que Dios le dijo claramente que Trump sería presidente.

Además de esto, está Betsy DeVos en el área de Educación, una cristiana comprometida a traer el “Reino” de Dios a través de la educación. Luego el recién anunciado Secretario de Estado Rex Tillerson, Scott Pruitt de la EPA, Mike Pompeo de la CIA (cuya familia asiste a la Iglesia Presbiteriana de Eastminster), y la Embajadora de la ONU Nikki Haley, todos ellos confiesan ser cristianos comprometidos.