Compartir

Un informe publicado por Christian Solidarity Worldwide en septiembre, dijo que los cristianos en Corea del Norte se enfrentan a una violencia extrema, por ejemplo a la violación, la tortura, la esclavitud y a ser asesinados por su fe.

Los cristianos chinos que entrenan a misioneros para compartir el evangelio en Corea del Norte – clasificado como el peor país del mundo por la persecución cristiana -, dicen que no tienen “miedo” sobre el brutal tratamiento al que pueden enfrentar.

En declaraciones a “China Aid”, dos pastores dijeron que estaban bien conscientes de los peligros, pero que estaban decididos a compartir a Cristo con el pueblo de Corea del Norte.

Los pastores hablaron de un líder de la iglesia coreana-china, que había pasado 17 años evangelizando a los norcoreanos y fue asesinado.

“Por eso ahora estamos construyendo este intrépido equipo de personas que están dispuestas a morir si tienen que hacerlo, porque no se trata de nosotros mismos o de ellos, todo lo que importa es el reino de Dios”, añadió uno.

“Porque los amamos, y Dios los ama, y Dios tiene misericordia de ellos, así que estamos dispuestos a dedicarnos a ellos. Esperamos que todo el mundo pueda contribuir sus esfuerzos a este ministerio. Podemos estar unidos y lograr el propósito juntos”.

El segundo pastor dijo: “Nosotros no queremos ser conocidos por la gente, solo queremos hacer nuestros propios esfuerzos por Cristo, especialmente llamados por Dios para estar en este ministerio, que nadie más quiere hacer”.