Compartir

Medio Oriente en general, es un lugar hostil para el cristianismo. El filósofo, académico y teólogo australiano Mark Durie, ya había mencionado que si la persecución en la zona persiste, los cristianos no tendrán futuro en la región, y corren un serio riesgo a desaparecer en 25 años.

Irak, Siria e Irán, son algunos de los países en donde la práctica del cristianismo puede costar la cárcel, y en algunos casos la vida.

Ante este duro panorama para la Iglesia cristiana, el primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, dejó en claro que su país sí está a favor del pueblo cristiano.

Durante su acostumbrado saludo de navidad y año nuevo, Netanyahu dio su discurso en la Embajada Cristiana Internacional situada en Jerusalén, el miércoles 21 de diciembre diciendo lo siguiente:

“Estamos con ustedes y estoy orgulloso del hecho de que Israel es el único lugar en el Medio Oriente en donde la comunidad cristiana no sólo sobrevive, sino que prospera y no es un accidente. Es por nuestro compromiso con la libertad religiosa; Es debido a nuestro abrazo de nuestra herencia; Es por nuestro abrazo de nuestro futuro común. Por favor vengan a Israel. Vengan a visitarme, les estoy esperando”, dijo el el primer ministro de Israel.

Michael Oren, siendo embajador de Israel en los Estados Unidos, también había dicho que Israel era “el único país de Medio Oriente seguro para los cristianos”, en un escrito en su columna para el Wall Street Journal.

Vale destacar que Israel, no sólo apoya y permite la práctica del cristianismo, sino que además le otorga derechos y libertad a la práctica de otras creencias.