Compartir

Un grupo de musulmanes árabes que perseguían a los cristianos, dijeron que una tormenta de polvo se formó repentinamente en el camino, obligándolos a detener la persecución, fue allí cuando Jesús se les apareció y habló con “una poderosa voz”.

Los militantes persiguieron un colectivo que transportaba a un grupo de cristianos que se preparaba para realizar un bautismo masivo, y comenzaron a disparar contra él.

Cuando parecía que no había escape para los cristianos, de repente una tormenta de polvo se formó “en cuestión de segundos”, y ocultó el autobús de la vista de los militantes.

De acuerdo al informe del ministerio “Biblias para Medio Oriente”, que fue replicado también en The Gospel Herald; uno de los militantes llamado Haroon, dijo que a medida que la tormenta de polvo se agravaba, el grupo tuvo que detener sus vehículos porque no podían ver nada.

De repente, Jesús apareció en la tormenta de polvo. Haroon dijo que parecía “enfadado” y que sus ojos “eran como fuego ardiente”.

“¿Por qué me persigues?”, les dijo Jesús con voz poderosa.
Su voz era tan poderosa que cuando habló, un viento fuerte literalmente barrió a los militantes de sus pies y voló sus armas. Haroon dijo que todo fue una terrible experiencia.

Mientras luchaban por levantarse, se dieron cuenta de que no podían hablar. Sentían miedo, sin embargo sentían paz al mismo tiempo, una experiencia que era totalmente nueva para todos ellos.

Haroon dijo que Jesús les dijo que “vino al mundo para no destruir a nadie; sino para salvar”, y les dijo que “fueran en paz”. Luego desapareció y la tormenta de polvo también desapareció.
Todos ellos, salvo dos, alabaron a Dios, pero discutieron entre sí si lo que veían era de Dios o no.

Después del incidente, él junto a 17 de los militantes de su grupo, recibieron la salvación de Jesucristo.