Compartir

Benjamín Netanyahu, ha sido víctima de una gran cantidad de críticas por no ceder a las presiones internacionales que buscan el cese de nuevos asentamientos en Judea y Samaria. Con el creciente número de Judíos regresando a Israel cada año, la necesidad de nuevos sitios de vivienda siguen creciendo, y los palestinos ocupan estas tierras.

Después de la reunión de París, donde representantes de 70 países firmaron un documento pidiendo la reanudación de las conversaciones de paz con los palestinos, la prensa internacional reconoció que el poder político de Netanyahu sigue siendo alta, a pesar de la campaña en curso en su contra hecha por Obama.

Esta semana, un vídeo grabado el año pasado vuelve a ser noticia. El pastor Jonathan Cahn, un rabino mesiánico conocido por su estudio de las profecías acerca de Israel, fue entrevistado en el programa de Jim Bakker, que salió al aire en la televisión por cable de Estados Unidos e Internet.

Cahn dijo que durante su primer mandato, de 1996 a 1998, Netanyahu, que siempre fue un amigo del Evangelio, recibió una profecía de pastor africano Robert Mawire durante una visita a los EE.UU.. La advertencia, que sería de Dios, era que no diera ninguna parte de la Tierra Santa. Si lo hiciera, Dios lo retiraba de su posición de liderazgo.

De acuerdo con el ministro Cahn, el primer ministro se rió y no lo tomó en serio. En ese momento, el presidente Bill Clinton presionò a Netanyahu a entregar algunas porciones de tierra al líder de la OLP, Yasser Arafat. Poco tiempo después, el gobierno de Benjamín enfrentó problemas graves y fue removido del poder antes del final de su mandato.

Una de las personas testigo de la profecía fue Ariel Sharon, quien más tarde se convirtió en primer ministro y también dio la tierra a los palestinos por la paz -que nunca llegó- , y perdió el trabajo.

Años después, Netanyahu visitó los EE.UU. de nuevo y se reunió con el mismo pastor, quien le dijo: “No tengo otra palabra”. En esta ocasión, el político israelí habría tomado en serio las palabras del líder cristiano. El mensaje enviado fue: “Va a ser de nuevo primer ministro de Israel. Si estuviera cumpliendo con el pacto con Abraham, Isaac y Jacob; a Israel voy a respaldarlo y a exaltarlo. Pero si usted no hace caso y entrega su tierra, le deshonraré a usted”.

También advirtió que Netanyahu sería primer ministro de nuevo “en un momento crítico en la historia” y estaba bajo su regla de que Dios restaurara “el tabernáculo de David”, una referencia al Tercer Templo.

Benjamin Netanyahu ha entrado en la historia de Israel como la persona que ocupa el cargo por más tiempo. Oficialmente nunca habló acerca de esta profecía, pero su gobierno ha reiterado que seguirá haciendo asentamientos y no renunciará a “ni una pulgada” de la tierra dada a ellos por Dios.

Su proximidad a Donald Trump, lo hizo declarar en los últimos días que Israel está a punto de vivir una nueva época, a pesar de toda la presión internacional para Palestina a ser reconocida como una nación independiente.

Si esto ocurre, el este de Jerusalén seria declarada capital de los palestinos. Las decisiones recientes de la ONU, rechazadas por Israel, obligarían a los Judíos a dar definitivamente el Monte del Templo a la Autoridad Palestina, que para muchos expertos marcan el inicio de una nueva guerra.

Fuente de la Información: Gospel Prime