Compartir

BRASIL – Una niña fue diagnosticada con leucemia linfoblástica aguda (LLA), con el 90% de su sangre tomada por las células cancerosas; pero todo cambió cuando la chica dijo que vio a Jesucristo en su habitación, de acuerdo a lo informado por el sitio Gospel Mais.

El 4 de octubre de 2013, los padres de la niña Alice, Joice Paschoal Buonomo y Alexandre Cintra, publicaron un video contando la historia de su hija, con la siguiente afirmación: “Vivimos un gran milagro y nos gustaría compartirlo con todo el mundo. Para Dios no hay nada imposible. Lucas 1:37”.

Alice tuvo que recibir varias transfusiones de sangre y plaquetas en las primeras etapas del tratamiento, sus padres dijeron que en medio de la dificultad, encontraban consuelo en la Palabra de Dios, y citaron un texto del libro de Jeremías 16:21: 21 que dice:

“Por tanto, yo les enseñaré; esta vez voy a enseñarles acerca de mi poder y de mi fuerza. Entonces sabrán que mi nombre es el Señor”.

De acuerdo al sitio web “Guíame”, una noche estando la mamà en la habitación de la niña, de repente Alice exclamó que vio que Jesucristo había venido a su habitación; “Mamá, mira a Jesús. Madre, Jesús”, dijo la chica que ya estaba desde hace meses sin poder hablar. La reacción de la madre fue inmediata:

“Le dije: ‘Él vino a sanarte a ti. Lanza un beso’. Ella lo envió y sonrió. Fue una experiencia en donde pude contemplar su cara de alegría, que no había visto desde hacía algún tiempo. Esa noche, la fe me hizo creer. Creo que fue sanada ese día”, dijo a Joice Guíame.

Después de la experiencia, las tasas de inmunidad de Alice se dispararon, pasando de 100 a 7.500 en sólo dos días, llegando a 17.000 cuando fue dada de alta.

“La inmunidad aumentó de una manera tan extraordinaria que los médicos se sorprendieron”, dijo la madre sobre la sanación de su hija, luego de haber pasado cinco meses de tratamiento y cuatro sesiones de quimioterapia. “Los análisis dieron 0% de las células cancerígenas, para honor y gloria de Dios. Jesús lo hizo, hace y hará muchos milagros en nuestras vidas, sólo hay que poner la fe en acción!”, testificó la mamà de la niña.