Compartir

El presidente Trump no tardó en cumplir su promesa de defender los derechos de los no nacidos. Ayer por la mañana, el Presidente de los Estados Unidos de América Donald Trump, restableció la “Política de la Ciudad de México” a través de una orden ejecutiva. Esta política impide que los fondos federales de Estados Unidos vayan a organizaciones internacionales que proporcionan o promueven el aborto, informa The New York Times.

El presidente Trump restableció el lunes una política que se originó en la era Reagan, prohibiendo la concesión de ayuda externa estadounidense a proveedores de salud en el extranjero que consideran el aborto como una opción de planificación familiar.

“Aplaudimos al Presidente Trump por poner fin a la financiación de los grupos de contribuyentes que promueven la matanza de niños no nacidos en los países en desarrollo”, dijo Carol Tobias, presidenta del Comité Nacional de Derecho a la Vida en Washington, la mayor organización antiabortista del país, durante una declaración.

Sean Spicer, portavoz de la Casa Blanca, dijo a periodistas que el señor Trump había “puesto muy en claro que es un presidente pro-vida“.

“Quiere defender a todos los estadounidenses, incluyendo a los no nacidos, y creo que la reintegración de esta política no es sólo algo que hace eco de ese valor sino que también respeta el financiamiento de los contribuyentes”, dijo Spicer.