Compartir

Un miembro de una familia real en el Medio Oriente, está ahora en prisión y enfrenta una sentencia de muerte debido a su fe en Cristo.

Al parecer, autoridades de alto rango ordenaron al hombre que renunciara a su fe, pero el hombre no estarìa dispuesto a hacerlo. En cambio, se aferró a Jesús e incluso dio su apoyo a los ministerios cristianos que estaban haciendo el trabajo de evangelización en el país, de acuerdo con Bibles4Mideast.

Bibles4Mideast, es un ministerio que planta iglesias y distribuye Biblias en los países más restringidos de Oriente Medio, Asia y África. Es dirigido por el Pastor Paul Siniraj, un ex musulmán de la India cuyos ojos se abrieron al evangelio hace muchos años y se ha comprometido con el trabajo subterráneo de llegar a personas de otra fe.

“La gente más alta le pidió que abandonara esa fe. Pero él no quería dejar su fe. Y alentó a los ministerios cristianos”, informó la organización.

La negativa del hombre a abandonar el cristianismo llevó a las autoridades a sacar a luz nuevamente un crimen que cometió hace muchos años, uno de los que ya había confesado y se había arrepentido. Lo usaron para presentar una demanda penal contra él, asegurándose de que aterrizaría en la cárcel y recibiría la pena de muerte.

También ocultaron la verdad acerca de su conversión

Bibles4Mideast comparó el caso del hombre con el de Cristo mismo, que fue crucificado aunque las autoridades no pudieron encontrar ninguna falla en él. Al igual que Pilato, que ordenó la crucifixión de Jesús porque temía a la multitud y no quería arriesgarse a cortar sus lazos con César, los funcionarios del país donde vive el hombre actuaron de la misma manera: eligieron agradar al pueblo y aferrarse a su posiciones.

Aparentemente, el hombre no era el único miembro de la familia real que había dado la espalda al Islam para seguir a Jesús. También hubo otros, algunos de los cuales habían sido martirizados por su fe.

Recientemente, otro miembro varón de la familia fue arrojado a prisión por abrazar el cristianismo y dejar el Islam. Otros habían recibido amenazas de muerte.

“Oren por las víctimas para que nuestro Señor Jesús las proteja en sus poderosas manos”, dijo Bibles4Mideast. También pidieron oraciones para los involucrados en el ministerio y el trabajo que están haciendo en la región.