Compartir

UGANDA – Por primera vez en siglos, una remota tribu africana que adoraba al diablo, llamada los Pygmeos Batwa, está conociendo de Jesucristo, conforme a la información brindada por CBN News.

“Fumamos, bebimos, realizamos brujería”, dijo Jovanis Nyirakayanje, un pigmeo Batwa. “Éramos adoradores del diablo.”

Durante siglos, los Batwa eran habitantes de las selvas tropicales que vivían en cuevas y árboles mientras cazaban en las selvas ecuatoriales de África.

“Vivíamos como animales en la selva”, dijo Nyirakayanje.

El Dr. Scott Kellermann, un médico estadounidense, está estudiando a los Batwa.

“Son muy diminutos”, dijo Kellermann, fundador de la Fundación Kellermann. “Tienen sólo cuatro pies y medio de altura, cazan con flechas o redes de veneno, recogen las frutas de los árboles o las raíces del suelo”.

La vida de Batwa giró siempre alrededor del bosque de Bwindi del suroeste de Uganda.

“En realidad, eran de la edad pre-piedra”, explicó Kellermann. “No tenían utensilios de piedra, así que es una razón por la que hay muy pocos registros de los Batwa.”

Después de siglos de vida en cuevas y árboles, los Batwa se convirtieron en refugiados de conservación – sin título para la tierra, sin comida, sin ropa y sin refugio.

Miles de ellos salieron de la selva a un mundo que se volvió contra ellos.

Un misionero con su pareja llegó a la zona de los pigmeos: “Comencé predicando el mensaje de esperanza al desesperado”, dijo Gerald.

El resultado, dice Gerald, fue transformador. Cientos de Pigmeos Batwa escucharon hablar de Jesús por primera vez.

Nyirakayanje fue uno de los primeros conversos de Gerald.

“Fue la primera vez que alguien nos habló de Jesús”, dijo Nyirakayanje a CBN News. “Nosotros éramos siervos del Diablo, pero entonces oímos que Cristo murió por nuestros pecados y eso cambió nuestras vidas!”.