Compartir

Un cristiano que estuvo sometido bajo el dominio de Isis en el ‘bastión de Mosul Irak, ha compartido como los militantes terroristas intentaron obligarlo a convertirse al Islam sometiéndolo a violentas torturas que incluyeron la electrocutaciòn.

Carlos, es un refugiado de Mosul que vivía en Jordania, el hombre compartió con la Misión de Ayuda Cristiana, cómo ISIS cuando invadió Mosul en el verano de 2014, le diò a los cristianos cuatro opciones: irse, convertirse al Islam, pagar un impuesto de protección (jiyza), o morir.

Cuando Carlos se negó a cumplir con las demandas de ISIS, los militantes lo llevaron a un lugar que no conocía y lo colgaron de una pierna boca abajo.

“Me torturaron con descarga eléctrica, me golpearon con palos pegados con clavos y me ataron con alambre de púas”, recordó. “Pusieron sal en mis heridas, yo estaba gritando por el dolor intenso.”

La tortura continuó hasta que apareció en la corte, donde un juez le dijo que tenía que convertirse en musulmán para salvarle la vida.

“Me rehusé y dije: ‘Si muero, moriré orgulloso, porque soy cristiano'”, dijo. “El juez respondió:” Serás fusilado y ejecutado el 26 de septiembre”.

En esa fecha en 2014, lo llevaron a las afueras de Mosul, pero antes de la ejecución el militante encargado se fue a un rincón para llamar a un superior. Regresó diciendo que tenía órdenes de dejar allí al cristiano. Golpeando y golpeando a Carlos, los miembros de ISIS lo tiraron de un automóvil, dijo el joven.

“Traté de caminar, pero después de un tiempo, mis heridas sangrantes me hicieron caer y desmayarme”, dijo.