Compartir

EE.UU. – Un pastor de Ohio està convencido que un ángel le salvò la vida después de un terrible accidente: “No debería haber sobrevivido”, dijo el pastor John Boston.

El joven esposo y padre, conducía en Airport Road en Columbus, Ohio, en abril de 2015, cuando otro auto cruzó la línea central y se acercó a él.

Boston intentò esquivar el vehículo pero perdiò el control y golpeó un poste de servicio público. Un transformador cayò sobre su coche. Inmediatamente, el metal y el vidrio comenzaron a doblarse debido al intenso calor de miles de voltios de electricidad.

“El parabrisas se estaba derritiendo. La ventana del pasajero se doblaba en el coche”, dijo Boston.

Boston, que había aceptado recientemente una posición con la Iglesia Adventista Central del Séptimo Día y se trasladó a Columbus con su esposa Carla y su hija de cuatro años Riley, fue atrapado dentro del coche en llamas.

El hombre dijo que el cinturón de seguridad estaba atascado y la puerta no se abría.

Ahí es cuando Boston dice que una persona de vestimenta extraña salió de la nada y, dice, abrió fácilmente la puerta destrozada.

Boston dice que el hombre lo sacó del coche y lo llevò 20 yardas lejos del vehículo a una zona segura, justo antes de que explotara en llamas.

“Él dijo ‘mi nombre es Johnny. La policía está casi aquí y no puedo estar aquí cuando lleguen, pero estarás bien. “Y entonces el hombre se fue”, dijo Boston.

Boston fue interrogado sobre el hombre misterioso.

Los bomberos dicen que hay algunos aspectos de lo que sucedió que desafían la lógica, la razón y la ciencia.

Los bomberos veteranos de Columbus le dijeron a FOX8 WJW en Columbus que nadie debería haber sido capaz de “tocar” o “caminar” lejos de un automóvil con un transformador activo encima de él.

“Con un transformador en el coche, esa es probablemente una de las peores ejecuciones en las que podríamos quedar”, dijo un bombero.

En cuanto a Boston, está convencido de que su salvador era un ángel

Decidió compartir públicamente su historia con la esperanza de inspirar a otros que pudieron haber perdido la fe.

Él dice que la experiencia ha cambiado dramáticamente su vida. Él está más decidido a servir a su ciudad y ayudar a tanta gente como sea posible. Después de meses de terapia física, él y su congregación han aumentado los esfuerzos para alimentar a los hambrientos y actualmente están organizando el viaje de una gran misión a Haití.