Compartir

Isaías 35: 1 Hasta el lugar solitario y el desierto será feliz en aquellos días; La tierra en barbecho será feliz y el azafrán de primavera florecerá.

En el desierto de Aravá en el sur de Israel se ha visto, la vegetación y los peces prosperan en algunos de los ambientes más difíciles!.

Aravá es una zona árida de Israel donde caen apenas unos 25 mililitros de agua al año y posee un clima extremo. A pesar de ello, representa el 60 por ciento de las exportaciones de hortalizas frescas de Israel.

La Agencia Judía de Noticias (AJN), publicó que Samantha Levy, una joven colombiana que se desempeña en el Consejo Regional de Aravá (CRA), dijo que han podido hacer del desierto un espacio capaz para la agricultura y un centro de estudios para todos aquellos que quieran aprender la mejor manera de aprovechar el agua para los cultivos,

La ejecución de la profecía se hace visible en el desierto de Aravá, con casi 50 grados en verano, se está convirtiendo en tierras de cultivo llenas de vegetación y vida.
“Un granjero tendrá un gran apoyo aquí y es tan simple como saber qué cantidad de luz,
Humedad y tierra necesita una planta para tener una mejor productividad. Este territorio enseña al mundo cómo cultivar”.

“Tenemos un avance de la biotecnología y más de 50 científicos en el centro que están investigando en las plantas del desierto que son capaces de crecer bajo condiciones climáticas extremas. Las curas se estudian para diferentes enfermedades, como la diabetes, el cáncer, el Parkinson. Aravá es la prueba de que lo imposible es posible “, emocionada expreso Levy.