Compartir

Todos somos tentados a diario. De hecho, Jesús mismo fue tentado por el maligno durante su estancia en el desierto (Mateo 4: 1-11). Cuando tales situaciones surgen, es importante recurrir a Cristo y pedir la fuerza para resistir la tentación, según lo explica el evangelista Billy Graham.

“Miren a Cristo cuando surjan las tentaciones”, dice Billy Graham. 

El fundador de la Asociación Evangélica Billy Graham, de 98 años, compartió sus ideas sobre el tema en su columna de consejos publicada el 23 de febrero.

“Debo ser el peor cristiano del mundo”, dijo el lector no identificado. “Realmente creo en Jesús y quiero hacer lo que es correcto, pero cada vez que me acerco a mis viejos amigos me olvido de Jesús y termino siguiendo a la multitud ¿Cómo puedo dejar de ser tan débil?”.

Graham dice primero que Dios no quiere que su pueblo sea débil espiritualmente o ceda a la tentación cada vez que se presenta: La Biblia dice: “Sean fuertes en el Señor y en su poderoso poder. Que puedes tomar tu posición contra los planes del diablo “(Efesios 6: 10-11).

El renombrado evangelista reflexionó sobre Pedro en el Nuevo Testamento, quien negó una vez a Cristo, hasta tres veces. Sin embargo, a pesar de sus despreciables acciones, Pedro se convirtió más tarde en uno de los cristianos más fuertes y más valientes que el mundo haya conocido.

“Pedro se dio cuenta de lo que había hecho, y se arrepintió de ello”, explicó Graham. “Entonces Pedro se rodeó con otros creyentes, y juntos se fortalecieron y crecieron en su fe. Pedro también fue testigo de Cristo e hizo saber a otros del amor de Cristo por ellos”.

Al igual que Pedro, vuelve a Cristo y pide Su perdón y ayuda – y deja atrás las influencias negativas. Graham dijo que tomara en serio la advertencia de la Biblia en 1 Corintios 15: 3: “No se dejen engañar: ‘Las mala compañías corrompen el buen carácter'”.

Él concluye: “Además, participa en una iglesia donde escucharás la Palabra de Dios y estarás rodeado de creyentes que te pueden ayudar.” “También, toma tu posición de Cristo diciendo a otros que ahora eres un seguidor de Jesús.”