Compartir

Su nombre es Reggie Arvizu, pero la mayoría de la gente lo conoce como “Fieldy”, el bajista de la banda de rock multi-platino Korn, testifica que Jesús está haciendo una transformación en su vida.

Fieldy confesó durante una nota realizada por el programa “Club 700”, que su vida tomó un oscuro camino cuando empezó a beber a una edad muy temprana.

Al alcohol pronto le siguieron las drogas, fue entonces que Fiedly tuvo un duro golpe cuando sus padres se divorciaron, estaba destrozado.

Cayó profundamente en el alcoholismo y confesó que a partir de ese momento, nunca tuvo un día sobrio.

La primer banda de rock que integró se llamó “Pierced”, que se desmoronó rápidamente al igual que otras bandas que siguieron. Luego, en 1993, Fieldy y sus amigos tuvieron un nuevo nombre, “Korn”. Con un nuevo sonido y un nuevo vocalista, la banda despegó y también lo hizo la vida festiva de Fieldy.

“Tuve mis noches de estar en habitaciones de hotel y destruirlas por mí mismo, llorando porque me despertaría por la mañana sintiéndome tan mal de la fiesta. Yo temblaba, me despertaba y vomitaba por la mañana”.

En medio de todo esto, Fieldy se casó y se divorció dos veces.

Para ese tiempo, su padre fue diagnosticado con cáncer, y antes de morir, tuvo un último deseo: “Deseaba que me salvaran”, dijo Fiedly.

Años antes del diagnóstico de cáncer, el padre de Fieldy se había convertido en cristiano y su esposa también. Así que, cuando le pidió a Fieldy que hiciera la oración de la salvación en el hospital, lo hizo.

“Simplemente lo hice, porque todo el mundo estaba enloqueciendo. No significaba mucho. Estaba tan fuera de mi mente en este momento. Volví a la casa, y fue entonces cuando pasé por un profundo y oscuro momento”.

En medio del tormento, Fieldy hizo una sincera oración de compromiso que cambió su vida.

“Tenía escalofríos en todo mi cuerpo, casi como una frialdad. Estaba llorando. Le digo a mucha gente que puede hacer la oración con su cerebro, pero eso no va a hacer nada. Tienes que hacerlo con tu corazón. Acepté a Cristo”.

Fiedly sintió una necesidad de reparar sus relaciones y pedir perdón a quiénes había ofendido, pasó un año pidiendo disculpas a todo el mundo que podía pensar que le había hecho daño.

Ahora que ha “encontrado la vida” y ha escrito un libro sobre ello, él dice que su mensaje es muy simple, y que la gente no tiene que pensar que Dios los rechazará por no haber sido lo suficientemente buenos.

“La gente tiene que saber que todo lo que tienes que hacer es saber lo que Jesús hizo por ti. Murió por tus pecados, murió en la cruz y regresó tres días después. Si le confiesas a Él en tu corazón, es para toda la vida. Va a estar contigo para siempre”.