Compartir

William Maillis está en una misión: probar al ateo Stephen Hawking que está equivocado, y afirmar que Dios existe.

Mientras sus amigos están jugando a los videojuegos y haciendo deportes, William está enfocado en su deseo de convertirse en astrofísico. Increíblemente, William se graduó de la escuela secundaria en mayo de 2016, a la edad de 9. Actualmente está matriculado en clases de colegio comunitario con el plan de asistir a la Universidad Carnegie Mellon este otoño, según lo informa FaithIt.

El papá de William, Peter, dijo que él era ya un estudioso a los 21 meses de nacido, y ya estaba escribiendo su propio libro a los dos años. Cuando tenía cinco años, William leyó un libro de texto de geometría de 209 páginas en “1 noche” y se despertó para resolver problemas complejos de circunferencia a la mañana siguiente. El es un genio.

Pero su misión es más grande que la geometría. El hijo de un sacerdote ortodoxo griego, William, quiere probar que una fuerza exterior es la única cosa capaz de crear el universo, que significa que “Dios existe”.

“Somos gente normal”, explicó Peter. Y es un chico normal. No puedes distinguirlo de otros niños de 10 años. Le gustan los deportes, los programas de televisión, la computadora y los videojuegos como todos los demás”.

“Le digo: ‘Dios te dio un regalo. Lo peor sería rechazar ese don y no usarlo para el mejoramiento del mundo”.

Mientras que Stephen Hawking puede afirmar que la ciencia demuestra la extinción de Dios, William no descansará hasta que esta teoría sea anulada, y el papel de Dios como creador del Universo sea ampliamente reconocido en la erudición académica.

“Quiero probar a todos que Dios existe”, declara.

Conozca más en el siguiente video (en Inglés)