Compartir

Los musulmanes desplazados por el ISIS están encontrando nueva vida en Cristo gracias al testimonio de sus hijos, que comparten con sus padres el amor de Cristo, de acuerdo a lo informado por el medio Gospel Herald.

Cuan nos enteramos de estos testimonios, nos resuenan en nuestro espíritu las palabras de Jesucristo diciendo: “Que los niños vengan a mí, y no los obstaculicen, porque el reino de los cielos pertenece a tales semejantes”. Mateo 19:14

Un director del ministerio que trabaja con refugiados en el norte de Irak, dijo a la Misión de Ayuda Cristiana, que recientemente 600 niños asistieron a un programa puesto por el ministerio, donde recibieron Biblias y escucharon el evangelio.

Después de aprender acerca de Jesús, un niño de 10 años decidió poner su fe en Cristo para la salvación, dijo el director del ministerio.

“Esa noche, les pedimos a los niños que fueran a contarles a sus padres lo que habían oído y compartir de la historia de Jesús”, dijo el director. “El padre de Mahmood vino al día siguiente quejándose de nuestra influencia en la decisión de su hijo de aceptar a Cristo”.
Como musulmán, el padre del chico estaba molesto y temeroso de la reacción de la comunidad después de escuchar a su hijo decir: “Me convertí en un seguidor de Cristo”.
“Su padre nunca había escuchado una palabra sobre Jesús, así que nos dio la oportunidad de hablarle de Cristo y de su salvación”, dijo el director. “No mucho después, aceptó a Cristo y tomó Biblias por su esposa y sus dos hijas”.

El director del ministerio reveló que otros padres también se acercaron con quejas sobre sus hijos. Sin embargo, ellos también aceptaron a Cristo. Les dio Biblias, y les contaron a los demás la paz y la alegría que habían encontrado en Jesús.

“El padre de Mahmood ahora tiene un estudio bíblico en su casa todos los viernes a las 10 de la mañana – ¡el día de oración musulmán!” Dijo el director.

La organización llamada CAM señala que los ministerios con sede en Irak están en posición ideal para proporcionar ayuda a los desplazados por la batalla en curso contra el Estado Islámico, ya que pueden “comprar artículos locales a bajo costo, conocer maneras seguras de distribuirlos y están familiarizados con las culturas locales para introducir La Biblia y el evangelio junto con artículos de ayuda. Sin embargo, necesitan desesperadamente fondos.