Compartir

Mateo 24:6 (RVR1960)

Y oiréis de guerras y rumores de guerras; mirad que no os turbéis, porque es necesario que todo esto acontezca; pero aún no es el fin.

La amenaza de una guerra entre los Estados Unidos y Corea del Norte està generando una gran preocupación en el mundo. El gobierno de Trump, ha enviado un portaaviones a la zona norcoreana asegurando que tomarà medidas si este país no accede al desarme. A su vez, el gobierno de Corea del Norte liderado por Kim Jong-un, respondió a la advertencia de una manera temeraria: “Si fuerza una provocación contra nosotros, nuestro poderío contrarrevolucionario contraatacará con un golpe aniquilador”, incluso la respuesta incluye el uso militar nuclear, “…contestaremos a la guerra nuclear con nuestro propio estilo de ataque nuclear”.

El gobierno de Trump parece decidido a tomar medidas contundentes contra sus enemigos, asì lo demostró recientemente con el uso de la llamada “madre de todas las bombas”, que fue lanzada en Afganistán en una base militar del Estado Islámico, esta bomba tan poderosa destruye todo a su paso hasta 5 km de distancia, en esta oportunidad el gobierno de USA confirmo la muerte de 36 militantes de Isis.

El pueblo cristiano conoce por medio de las sagradas escrituras, que el tiempo en el que vivimos tiene muy grandes rasgos de ser el tiempos final que marca el regreso de nuestro rey Jesucristo. Es por ello que esta amenaza de guerra latente, y de muy alto peligro para el mundo, se coloca como una señal màs de los últimos tiempos para muchos creyentes.

Si los Estados Unidos ataca a Corea del Norte, la represalia que podría tomar Kim Jong-un sobre la nación americana causa una preocupante incertidumbre. El gobierno Chino ya lo advirtió diciendo que esta guerra “puede estallar en cualquier momento”, es por eso que llamó a la calma a las dos naciones para evitar una guerra en la que ningún país saldría ganador.