Compartir
Presidente de Corea del Norte Kim Jong-un

Practicar abiertamente la fe cristiana es un gran problema en Corea del Norte. Asì lo confirmò la organización cristiana “Christian Solidarity Worldwide” en septiembre de 2016, el informe decía: “Entre otros derechos humanos básicos negados al pueblo de Corea del Norte, la libertad de religión o de creencias es en gran parte inexistente. Desde la década de 1950, y el actual líder, Kim Jong-un, sigue violando la libertad religiosa de los ciudadanos”.

El grupo cristiano dijo que el régimen afirma que hay cerca de 500 iglesias no oficiales en Corea del Norte, donde la gente hace culto privado en casa. El grupo es escéptico.
Lo que es indiscutible es que aquellos que tratan de llevar el cristianismo a Corea del Norte se encuentran tras las rejas haciendo trabajo duro, a veces después de ser amenazados con la ejecución.

En diciembre de 2015, un pastor de Toronto, Hyeon Soo Lim, fue detenido en Corea del Norte por lo que las autoridades dijeron que era un intento de derrocar al gobierno.
Funcionarios canadienses fueron a Corea del Norte en diciembre de 2016 para abogar por su liberación. Un diplomático canadiense dijo después: “El gobierno de Canadá está muy preocupado por la salud, el bienestar y la detención continua del Sr. Lim”.

No es la única víctima reciente de la persecución de Corea del Norte contra los cristianos.
En la primavera de este año, un sacerdote que trabajaba en China para ayudar a los desertores de Corea del Norte fue asesinado después de haber sido golpeado y atacado con un hacha, de acuerdo a lo publicado por BBC.

Grupos de activistas cristianos sospechan que agentes de Corea del Norte operan en el lado chino de la frontera.

“Han Choong Yeol ayudó a los refugiados norcoreanos dándoles comida, medicinas, ropa y otros bienes necesarios para sobrevivir en Corea del Norte”, dijo Open Doors, una organización que ayuda a los cristianos perseguidos en todo el mundo.

Desfile militar en Corea del Norte del 14 de Abril de 2017