Compartir

Luego de distintas restricciones al desarrollo en libertad de las religiones aplicadas en el año 2016, Rusia ahora ha prohibido a los testigos de Jehová después de que la Corte Suprema dictaminara que la secta era un grupo “extremista”, de acuerdo a lo informado por The Independent.

“El Tribunal Supremo ha dictaminado sostener la reclamación del Ministerio de Justicia de Rusia y considera a la organización como extremista”, es por eso que consideran eliminarla y prohibir su actividad en Rusia”, dijo el juez Yuri Ivanenko.

“Las propiedades de la organización de los Testigos de Jehová será confiscada a los ingresos del Estado”.

Una abogada del Ministerio de Justicia, Svetlana Borisova, dijo a los defensores de la corte que “representan una amenaza para los derechos de los ciudadanos, el orden público y la seguridad pública”.

Los jueces ordenaron el cierre de la sede rusa del grupo y 395 centros de reunión locales, así como la incautación de sus bienes.

Los abogados de los Testigos de Jehová dijeron que apelarían la decisión del tribunal, que aún no ha entrado en vigor, y podrían llevar el caso ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

“Haremos todo lo posible”, dijo Sergei Cherepanov, un representante de los Testigos de Jehová, citado por la agencia de noticias Interfax.

Qué pasará con el resto?

El problema de esta organización, causa también un interrogante en las demás religiones. Las congregaciones evangélicas por ejemplo, sin dudas que se mantendrán en estado de “alerta” después de este antecedente.

La organización de los “Gedeones”, a fin del año pasado sufrió un bloqueó en el envió de la literatura bíblica, por ser considerada también “extremista”.

Antes estas dificultadas, fueron miles de iglesias en toda Rusia las que se reunieron en oración y ayuno contra la ley de Putin, que castiga con eficacia cualquier tipo de evangelización religiosa fuera de las iglesias.

Esto ocurrió luego de que el presidente ruso Vladimir Putin, firmara una nueva ley contra el terrorismo que también hace que la actividad cristiana tenga una importante censura en cuanto a la libertad de expresión de la fe.