Compartir

El futbolista del Chelsea Victor Moses, es originario de Nigeria, de pequeño jugaba a la pelota en las calles de Kaduna, una ciudad de 750.000 habitantes en el centro del país, allí a sus 11 años, una de las actuales estrellas del fútbol inglés, sufrió la pérdida de sus padres a manos de terroristas, de acuerdo a lo informado por Aol.

Sus padres, Austin y Josefina, fueron fieles creyentes, ellos predicaban la palabra de Dios y pastoreaban una Iglesia en Nigeria. A causa del evangelio fueron asesinados por extremistas islámicos.

El pequeño Víctor fue mantenido oculto para ser resguardado de cualquier ataque, y luego enviado a Inglaterra, donde recibió asilo político y fue adoptado por una nueva familia en donde pudo encontrar el lugar adecuado para cumplir su sueño de jugar al fútbol profesionalmente.

“Tuve que mantenerme fuerte y trabajar duro para llegar aquí”, dijo Victor a’ The Guardian en 2012.

La historia de los padres de Víctor Moses, es la misma que la de muchos hermanos en la fe que son asesinados en un país en donde los cristianos sufren una fuerte persecución por parte de terroristas que se identifican como islámicos, como es el caso de la organización Boko Haram.

Aún a pesar de las hostilidades, el cristianismo en Nigeria se encuentra en crecimiento, cada vez màs son las personas bautizadas de acuerdo a informes brindados por Open Doors, el número de creyentes ha aumentado un 31 % desde el año 2014 a pesar de los crímenes.