Compartir

WASHINGTON – EE.UU – El presidente Donald Trump conmemoró el Día Nacional de Oración el jueves pasado, firmando una orden ejecutiva diseñada para proteger y promover la libertad religiosa, de acuerdo a la información brindada por el medio CBN.

“Hoy mi administración está dando el ejemplo cuando tomamos medidas históricas para proteger la libertad religiosa en los Estados Unidos de América“, declaró el presidente, acompañado por el vicepresidente Mike Pence y sus asesores religiosos, incluyendo Paula White, durante la ceremonia de firma del jueves.

“Estamos dando a las iglesias sus voces de vuelta”, dijo Trump a los reunidos en el Jardín de las Rosas de la Casa Blanca. “Nadie debería censurar los sermones ni apuntar a los pastores”.

La fe está profundamente arraigada en la historia de nuestro país, el espíritu de nuestra fundación y el alma de nuestra nación”, dijo. “No permitiremos que la gente de fe sea atacada, intimidada o silenciada”.

“La libertad no es un regalo del gobierno, la libertad es un regalo de Dios”, señaló Trump, agregando que ningún estadounidense debe ser “obligado a elegir entre los dictados del gobierno federal y los principios de su fe”.

Asì el gobierno de los Estados Unidos, respalda y protege la libertad de expresión, algo quizás común para algunas naciones, sin embargo debemos recordar que las limitaciones para la predicación del evangelio no solo se dan en países donde existe el terrorismo principalmente de extremistas islámicos, sino también en naciones como Rusia o China, en donde se prohíbe por ejemplo el proselitismo religioso.