Compartir

El pastor James Goll destacó que el diablo no se cansa de invertir sus energías en contra los hijos de Dios, y por eso es importante que éstos se revistan de la “armadura espiritual de Dios”, citada en la Biblia.

“¿Te sientes a veces como si el enemigo [Satanás] hubiera pintado un blanco en ti?”. La pregunta directa, pero contundente, fue recientemente hecha por el pastor James Goll en un estudio publicado en el blog oficial de su ministerio “Encuentros con Dios”.

En la reflexión, el teólogo destacó que el diablo usa su ataque contra los seguidores de Cristo para intentar -aunque indirectamente- alcanzar a Dios. Sin embargo, Goll recordó que las acciones del enemigo generalmente se basan en estrategias limitadas y no se comparan con el poder de Dios, por eso es de vital importancia mantener una relación de intimidad con el Padre celestial.

Tienes que derribar al diablo antes de que te derribe. Usted está de pie en un campo de batalla. Usted puede estar de pie en medio de un ejército o usted puede estar solo”, advirtió.

“El rey David nos dio un salmo que debemos injertar para que podamos ser verdaderos vencedores: Perseguí a mis enemigos y los alcancé, y no volví mientras no se destruyeron “(Salmo 18:37, NVI).

El pastor reconoció que la vida del cristiano tiene una guerra constante, pero hay que mirar hacia este contexto, no con desánimo, pero con proactividad y siempre recordando que si las batallas continúan, es porque el enemigo no alcanzó su victoria.

Para cada uno de nosotros, el combate no terminará hasta el día en que morimos, nacidos en medio de la batalla y nacidos para la batalla, estamos siguiendo a nuestro comandante, cuya misión es destruir las obras del diablo, no estamos luchando contra nuestros cónyuges, Nuestros hijos, nuestros patrones o nuestros pastores, estamos luchando contra las fuerzas espirituales del mal”, dijo.

Fuente: Guiame