Compartir
Instantes despuès de la explosiòn

ISIS ha elogiado a Salman Abedi, el presunto extremista islámico que llevó a cabo el ataque terrorista mortal durante el recital de Ariana Grande en Manchester, Inglaterra, y advirtió sobre el futuro “más severo para los adoradores de la Cruz y sus aliados”.

Al menos 22 personas fueron asesinadas -incluyendo niños- y otras 59 resultaron heridas el lunes, en lo que según la mayoría de los especialistas se trata de un ataque terrorista, que la policía cree que fue llevado a cabo por un “artefacto explosivo improvisado”.

En línea, los partidarios de ISIS comenzaron a celebrar el ataque, y el grupo se declaró oficialmente responsable el martes a través de su Agencia de Noticias Amaq, según el SITE Intelligence Group.

“Con la gracia y apoyo de Alá, un soldado de Khilafah logró colocar artefactos explosivos en medio de las reuniones de los cruzados en la ciudad británica de Manchester, en venganza por la religión de Alá, en un esfuerzo para aterrorizar a los mushirkin y en respuesta a su Transgresiones contra las tierras de los musulmanes”, dijo el comunicado. “Los artefactos explosivos fueron detonados en el desvergonzado escenario de conciertos, lo que resultó en la muerte de 30 cruzados y en la herida de otros 70. Y lo que sigue será más severo para los adoradores de la cruz y sus aliados, por permiso de Alá. Debido a Alá, Señor de la creación”.

Por su parte, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, dijo: “Tantas personas jóvenes, hermosas e inocentes que viven y disfrutan de sus vidas, son asesinadas por los malos perdedores de la vida. No los llamaré monstruos porque les gustaría ese término, Pienso que es un gran nombre, los llamo perdedores porque eso es lo que son, son perdedores, y tendremos más de ellos, pero son perdedores, recuerden eso“.

De acuerdo a lo informado por The Gospel Herald, una serie de líderes cristianos tomaron las redes sociales para expresar su indignación por el evento; Franklin Graham, presidente de Samaritan’s Purse, instó a los creyentes a “seguir orando por las víctimas heridas y las familias que han perdido seres queridos”.