Compartir

Un musulmán ha sido aclamado como un héroe después de ocultar a 64 cristianos para protegerlos de los militantes islámicos en la isla de Mindanau, Filipinas.

Los hombres del grupo Maute, que se denomina ser el Estado Islámico de la provincia Lanao del Sur y tienen como objetivo a los cristianos, invadieron la ciudad de Marawi la semana pasada y promovieron violentos combates contra el ejército filipino.

Ante la ola de terrorismo, el político y líder musulmán Norodin Alral Lucman, abrió su casa a unas 71 personas, incluyendo a 64 cristianos. “Ellos no podían dejar la ciudad, así que tuve que asumir la responsabilidad de protegerlos”, dijo al sitio británico The Independent.

“En los días siguientes, otros trabajadores cristianos se refugiaron en mi casa. Había cerca de 64 de ellos en mis manos y yo estaba muy decidido para que nada sucediera con ellos”, agregó, que si los militantes los atacaban seria sobre mi cadáver“.

Más tarde, Lucman consiguió conducir al grupo de cristianos hacia una zona de seguridad fuera de la ciudad, agitando banderas blancas. Cuando los militantes pararon, el grupo preguntó si eran cristianos, ellos respondieron con “Allahu akbar” – un grito de guerra musulmán – y fueron autorizados a salir.

Lucman describió la escena de devastación que se encontró en el centro de la ciudad: las calles estaban repletas de cadáveres en descomposición. “Yo casi vomité mientras caminábamos”, dijo, estimando que había más de mil muertos.

Las estimaciones oficiales del gobierno afirman que el número de muertos es de 120 terroristas, 38 militares y 20 civiles.

Aunque el 90% de los filipinos se identifica como cristianos, la isla de Mindanau está compuesta por una mayoría musulmana y desde hace años ha sido objeto de insurgentes islámicos.