Compartir

BRASIL – La violencia en las ciudades brasileñas alcanzó niveles tan absurdos que un bebé ya se convirtió en víctima antes de venir a la luz. Pero de la misma manera, también se convirtió en blanco de la misericordia y la gracia divina, de acuerdo a lo informado por el sitio Gospel mais.

Claudineia dos Santos, embarazada de nueve meses, fue apuntada por una bala perdida en Río de Janeiro, durante un enfrentamiento entre policías y marginales, y el tiro que podría haber matado a ella y a su hijo, no hizo efecto, ya que ella y el bebé sobrevivieron milagrosamente.

La madre, de 29 años, dijo que considera su historia un milagro: “He superado ese dolor con la ayuda de Dios y de mi familia. Todo el mundo me está apoyando. En el nombre de Jesús, debemos salir de esto“, dijo en una entrevista con el diario Extra.

“Si antes tenía fe, ahora tengo mucho más. Veo toda esta historia como un milagro de Dios. En el hospital, todavía dijeron que mi hijo pudo haber salvado mi vida”, comentó, añadiendo que el bebé se llamará Arthur.

El milagro

Vinicius Mansur Zogbi, coordinador del sector de Neurología del hospital, reveló que la bala golpeó de raspón la cabeza de Arthur, hiriendo una oreja, rompiendo una clavícula, perforando los dos pulmones y afectando a la columna cervical.

En la internación, el bebé está siendo medicado para no sentir dolor, y pasa la mayor parte del día durmiendo: “La madre está muy esperanzada que Arthur va a poder caminar, pues se cree que podría quedar paraplèjico. Está feliz con esta posibilidad. Creemos que va a reaccionar bien a la cirugía en la columna”, dijo Walter, primo de Claudineia.